28 may. 2008

EN LAS MALAS SE HACEN LOS HOMBRES

Esta temporada parecía arrancar de la manera soñada.
Todo estaba magníficamente planeado, los sueños eran muchos y las fichas para llevarlos a cabo, fueron las que se buscaron.
Nada podía fallar, o todo…
Un técnico, que hasta hace muy poquito fue una gran figura como jugador.
Ante la propuesta de un club de Zona II de la U.R.B.A, decidió colgar los cortos, para ponerse el buzo de entrenador.
Todo lo que había aprendido en el Viejo Mundo con respecto a disciplina, técnicas de entrenamiento, material audio-visual
y demás requerimientos, al fin los iba a poder volcar en jugadores, que si bien no pertenecían a su club de origen, estaban ávidos y esperanzados con dar un paso grande y poder superarse en su juego.
Este club, de camiseta tricolor y el más novel entre los de la ciudad, siempre se caracterizó por la agresividad con la que juega su valiente pack de forwards y de tanto en tanto, por la aparición de algún jugador, de los denominados “mágicos”, esos que hacen la diferencia en partidos cerrados, como los que habitualmente se disputan en esa categoría.
Así fue como se comenzó la pretemporada, donde en los amistosos nunca se pudo ver el juego esperado, pero acaso poco importaba, ya que el campeonato era el objetivo fijado.
Hete aquí, que el mismo comenzó y las derrotas vinieron unas encadenadas de otras y las lesiones diezmaron al reducido plantel de una manera lapidaria.
Todo aquello que hacía presagiar algarabía empezó a ser una especie de calvario, ya que partidos que en otro momento se hubieran ganado, los perdieron por un escaso punto, lo que desmoralizó aun más a los jugadores, al técnico, a los dirigentes y a sus fieles seguidores.
Hoy la situación está así, es un túnel oscuro donde cuesta ver la salida, pero acaso, cuando la encuentren, cosa que seguramente pasará a la brevedad, habrán formado un verdadero equipo, uno bien de hombres, que puso el pecho en el peor momento y que cuando vengan las mieles del éxito, inflará el pecho y respirará tranquilo, porque en la cancha, dejaron absolutamente todo para lograrlo.
Incluso, algunos jugando en posiciones que no son las habituales, pero no quedaba otra, se debió sacrificar el lucimiento personal en pos del equipo….
¿Acaso hace falta decir que estamos hablando del ex medio scrum de Los Tilos, Los Pumas y con pasado en el rugby europeo, Matías Albina y del club de Hernández, el más joven de la ciudad de La Plata, Albatros?.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me parece q albatros va a necesitar un tiempo de adaptacion, ya q cuenta con un dt muy nuevo en esa funcion. pero no dudo q en breve levantaran su nivel de juego y los resultados caeran solos.