16 jun. 2008

“TODO TIENE UN FINAL”

El sábado, frente a Escocia, Carlos Ignacio “Nacho” Fernández Lobbe dijo adiós.
Ya no volverá a vestir la camiseta de Los Pumas.
Su “última vez” se dio con una derrota frente al seleccionado escocés , en un colmadísimo estadio de Vélez Sarsfield.
A los 33 años y con más casi 13 años con la nº 4 de Los Pumas adherida a su piel, puso fin a tan intachable e inmaculada carrera.
Igualmente, el personaje en cuestión, se despachó con un try, un canto a su eterno coraje, cuando a pura potencia, abrió una brecha y se zambulló en el in-goal contrario.
Un tremendo segunda línea, que más de una vez jugó de octavo o tercera línea, defendiendo la blanqui-celeste, atuendo que se puso desde muy joven, con escasos 20 años y llegando desde un club de Segunda División, cosa impensada por aquellos tiempos, lo que aún realza más sus logros.
Ese mismo grandote, que alguna vez de “gurrumín”, fue medio scrum, y que, al crecer tanto de físico -hasta llegar al 1, 94 metros y 110 kilogramos de peso- no le quedó otra que dejar de ser un talentoso estratega y mudarse al pack de fordwards, para desde allí, poner toda su vehemencia y juego, al servicio de la camiseta que le tocara defender.
Cuando se habla de él, nunca puede dejar de mencionarse lo que sucedió hace una década, cuando jugando para Los Pumas, cayó derrotado, de manera muy abultada en Nueva Zelanda, y que no solo se comió flor de paliza dentro de la cancha, sino que al finalizar el juego, se le detectó un severo cuadro de apendicitis.
Tuvo que operarse de urgencia y retornar abruptamente a nuestro país en un avión sanitario; “gajes del oficio” que le dicen....
Ese mismo “gigantón” que alguna vez dejó a su queridísimo Liceo Naval, para probar suerte en Europa, debido a que como tantos otros “pumas”, intuyeron que para poder competir de manera seria, contra adversarios profesionales, no quedaba otra que serlo también.
Y vaya si lo logró!
Después de “romperla toda” en el Mundial de 1999, su siguiente escala fue el rugby galo.
Defendiendo primero la camiseta del Begles Bordeaux y el Castres posteriormente.
Inglaterra fue su nuevo destino y el Sale Sharks lo pudo gozar durante varias temporadas.
En este club se consagró campeón, logro sumamente memorable.
Los fanáticos del Sale Sharks siempre lo eligieron como su símbolo, y eso que muchas veces, no podía jugar o entraba escasos minutos, debido que al no tener pasaporte comunitario, se le hacía muy difícil poder tener la continuidad necesaria, que por aptitudes y garra, tanto se merecía.
Incluso, el hoy muy marketineado jugador francés, “el cavernícola” Sebastián Chaval, siempre estuvo muy por debajo suyo en el cariño de los fans, debido a que el argentino, no se guardó nunca nada, en pos de defender la camiseta del poderosos equipo londinense.
Hasta se dio el gusto de defender esa misma camiseta junto a su hermano menor, Juan Martín “Corcho” Fernández Lobbe, de ahora en más un “candidatazo” a ser referente y agarrar la posta que deja su hermano mayor, tanto en el club como en el Los Pumas.
Retomando lo que fue su historia con la albiceleste, se debe adjuntar a su foja de servicios, las prestaciones en el Seven argentino, ya que pese a su exuberante físico, siempre fue un talentoso con la pelota en sus manos y por ello nos representó en diversos circuitos de la especialidad .
Este tremendo guerrero, decidió ponerle fin a una magnífica etapa en Los Pumas, y bien sabemos que fue por decisión propia, ya que todo entrenador querría poder contarlo en su equipo, pero “Nacho” dijo basta y ahora le podrá dedicar un poco mas de tiempo a su familia e incluso, decidió cambiar de club en Inglaterra.
Pasó del Sale Sharks al Norhampton.
¿Acaso intentará buscar nuevos desafíos en pos de olvidar lo más rápido posible lo que significa entrar a estadios colmados, cantar hasta la emoción el himno nacional y saber que tiene 14 leones más adentro de la cancha, que están dispuestos a dar la vida con y por él?
Seguramente no, ya que él bien sabe que eso no se olvida y pese a ya no vestir nunca más la camiseta argentina, por el resto de su vida seguirá siendo un PUMA, con mayúsculas, ya que su foja de servicios y prestaciones, ha sido magnífica e inolvidable.
El ex Líceo Naval tuvo el privilegio de haber jugado en Los Pumas con Lisandro Arbizu, Gonzalo Camardón, Pablo Camerlincky, Federico Méndez y Pedro Sporleder y Gonzalo Longo entre otros .
Y todos ellos , sumados a todo el plantel que salió tercero en el último Mundial de Francia- nombres bien conocidos por todos , lo cuál me exceptúa de hacer mención de los mismos-.
¿Acaso la mejor camada de Pumas?
Seguramente “Nacho”, cuando pase el tiempo , será recordado por las generaciones venideras, como uno de esos muchachos que dieron todo para dar “el gran paso”- que significó y aún significa- el salto del amateurismo al profesionalismo, ya que todos estos hombres han quedado grabados a fuego en la historia grande del rugby argentino.
Por Juan Pablo Bava Bussalino

2 comentarios:

Anónimo dijo...

LA GENTE NO VALORA LO QUE ES NACHO!!!
YA SE VAN A DAR CUENTA.
LOZADA NO LE ATA NI LOS CORDONES!!!
EL QUE PODRIA ANDAR ES CARIZZA, PERO HACE RATO QUE NI LO CONVOCAN

CAPITAN AMERICA dijo...

NACHO QUEDATE QUE TODAVIA TE SOBRA NAFTA!!!