9 jun. 2008

“EL TRICOLOR VOLVIÓ A CAER, PERO ESTA VEZ, DE MANERA DIGNÍSIMA, ACORDE A UN CONJUNTO QUE NO SE RESIGNA”

Un equipo de rugby- como en casi todos los deportes- puede ganar, empatar o perder, pero lo que verdaderamente importa , es la forma y la actitud con que lo hace.
O sea, la manera en que se brinda por la causa de todos, porque no es lo mismo haber dejado hasta la última gota de sudor en pos de obtener el mejor resultado, que haberse guardado algo y lamentarse después.
En este cotejo se dio lo primero, ya que los dirigidos por Matías Albina, hasta donde les dieron las piernas se “bancaron” a un grande de la categoría, como Liceo Naval, el club de donde salieron “pumas” como el ex centro Eduardo Simone y los actuales representantes del seleccionado nacional, el segunda línea Ignacio Fernández Lobbe y su hermano menor, el tercera línea Juan Martín Fernández Lobbe.
Este encumbrado equipo llegaba al club de Hernández como único líder de la categoría, lo que hablaba a las claras de su poderío y de lo difícil que se le haría a los tricolores.
Los punteros de la Zona “A” del Grupo II, tuvieron que extremar esfuerzos para poder doblegar al valiente pack de forwards de Albatros, que desde hace una fecha volvieron a contar con un fortísimo pilar como Ariel “Molfi” Molfino, un incansable recuperador de pelotas sueltas y siempre presto para ir al frente como el tercera línea Sebastián Valdovinos.
¿Acaso los elogiemos demás por haberlos tenido como entrevistados en el programa DROP AND ROLL?
De ninguna manera!!!
Puedo dar fe de como se “rasparon”- al igual que sus compañeros- en pos de equiparar fuerzas con el poderoso de la categoría e incluso en un momento de la segunda etapa pareció que se daba el milagro; es más, algunos fanáticos “tricolores” hasta quisieron adoptar a los periodistas de DROP AND ROLL como su cábala. Que país generoso este!!!
Pero desde ya agradecemos la buena onda con la que nos trataron sus hinchas, tanto como sus jugadores, y no podemos dejar de destacar el gesto de “Seba” Valdovinos, por la permanente invitación que nos realiza, a quedarnos a “ un tercer tiempo” en el club de Hernández.
Y desde estas líneas, nos comprometemos a asistir a uno, a la brevedad, ya que será un verdadero gusto y honor para nosotros hacerlo!
Volviendo al match, destacamos la “granítica defensa “ del dueño de casa, la que solo pudo ser quebrada por las “figuras” rivales, pero aseguramos que les costó y mucho.
Y si líneas arriba destacamos a “los gordos” ahora debemos mencionar el buen juego y orden de los backs, pese a que como ya dijimos, no alcanzó ante tan jerarquizado contrincante.
Albatros intentó descontar, pero el resultado de 25 a 12, fue inamovible.
Ahora los “tricolores” deberán extremar esfuerzos y juramentarse jugar a muerte cada partido, porque su permanencia en la categoría, depende de ello.
Si juzgamos por lo visto este domingo, la tarea es probable, aunque de ninguna manera sencilla, y serán muy necesaria la unión del grupo, para sortear esta tempestad, que desde el inicio del campeonato viene azotando al plantel dirigido por Matías Albina y Oscar Machado, pero como dijo el “negro” Olmedo:
“Siempre que llovió, paró!”

5 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY BUENA LA FRASE DEL NEGRO OLMEDO!!!!!!!

Anónimo dijo...

MUY BUENAS LAS FOTOS!!
LA NOTA TAMBIEN. QUIERO UNA REMERA!
SALUDOS LOS ESCUCHO SIEMPRE
CHERMO

Anónimo dijo...

Agaunte el Tricolor!!!
ya vamos a salir

Anónimo dijo...

unos grosos valdo y molfi!!! aguante el trico, ya van a venir las buenas, y todos a alentar que se viene el clasico

Anónimo dijo...

Aguante albatros, el mejor equipo de la ciudad