1 jun. 2008

LONDON WASPS, UN JUSTO CAMPEÓN DE LA GUINNES PREMIERSHIP INGLESA

Mal que nos pese, sobretodo por el queridísimo “tano” Loffreda, que es muy probable que tenga que dar un paso al costado en la conducción del Leicester Tiggers, el London Wasps hizo méritos suficientes para llevarse la presea tan ansiada, con una victoria de 26 a 16 en la tradicional definición de la copa mas importante de Gran Bretaña, la Guinnes Premiership.
Recordemos que Loffreda, al frente del equipo de Welford Road que, en esta- su primer temporada- es la segunda final a la que llega, y con idéntico resultado: en ambas cayó.
Incluso, el ganador, no contó en la final con la nueva estrella del rugby anglosajón, un talentosísimo apertura como Danny Cipriani, que se lesionó hace unas semanas y festejó con su brazo enyesado afuera del campo de juego.
Dignísimo retiro del interminable tercera línea y ex capitán de la selección inglesa, Lawrence Dallaglio, hombre habituado a las paradas difíciles y a soportar momentos complicados en su carrera deportiva, como acusaciones de doping, entre otras cosas.
El premio “man of the match” se lo llevó otro histórico veterano del “seleccionado de la rosa”, el segunda línea Martin Corry.
También fue muy positiva en el ganador, la tarea del winger Josh Lucy, un rubio que es una saeta y es muy común verlo zambullirse en el in goal.
La situación de Marcelo Hernán Loffreda ahora se torna con mas nubarrones todavía, ya que antes de comenzar el encuentro era muy discutida su tarea, al punto que ya se mencionaban posibles reemplazantes del “tano”, quien arribó al club de Welford Road y luego de una exitosa etapa al frente de Los Pumas- 8 años- ,los ponía otra vez en una final.
Aparentemente, el profesionalismo y los pergaminos de Loffreda no pesaron demasiado, debido a que varios de los históricos jugadores del multi-campeón club inglés, no están de acuerdo con sus rigurosos métodos de entrenamiento y su disciplina a ultranza, propia de su profesión de ingeniero, que a lo largo de su vida le enseñó a ir peldaño por peldaño, en pos del objetivo final.
Y seamos sinceros, y despojándonos de sentimientos y fanatismos, podemos afirmar que, mal no le fue!
Enfocándonos en lo que fue el partido en sí, se puede resaltar que en el segundo tiempo entró el ex Newman, “el toro” Marcos Ayerza, para desde su puesto de pilar izquierdo, tratar de empujar y poner su habitual fervor en pos de revertir una situación casi imposible.
Su salto al verde césped se produjo justo en el momento que el equipo del ex técnico puma, arrinconó a su rival, incluso convirtiendo un par de tries para descontar las cifras, pero la muy mala tarde del apertura del Leicester, Andy Goode, que falló penales y conversiones muy factibles, tiró todo por la borda.
Vaya paradoja esta, ya que el rubio y algo regordete apertura, había sido clave para que Leicester jugara esta definición, ya que en etapas previas con penales, drops y hasta un try agónico, prácticamente fue el responsable de ganar esos encuentros claves,, al punto de congelar el traspaso de un crack como Juan Martín Hernandez, que tenía todo arreglado para hacer las valijas del Stade Francise y llegar al Leicester Tiggers.
Pero como no sirve de nada hablar de supuestos, y la realidad todo lo supera, eso no sucedió.
Y en esta final fue Andy Goode, como ya dijimos “heroe” del pasado, casi, casi, fue el “verdugo” en la tarde de hoy.
Cosas que pasan en todos los deportes, aun en el rugby, aunque es por de más injusto culpar a uno solo, cuando a la cancha salen 15 e incluso existen los reemplazos.
Así fue como el equipo de los pilares argentinos, el ya mencionado Ayerza, entrerriano y ex CASI, Martín Castogiovani- actualmente lesionado- y el rionegrino Alejandro Moreno- rescindió contrato y se fue al rugby italiano hace unas semanas- y en el que próximamente arribará, el ex SIC y puma “el chato” Santiago Gonzalez Bonorino, tuvo que agachar la cabeza y ver como el London Wasps alzaba la copa anglo-galesa..
En una palabra, se perdió y punto, a otra cosa mariposa!
Twicenhan estuvo colmado y vio como el equipo que a lo largo del campeonato, e incluso en la final misma, hizo más meritos que todos para ser un gallardo campeón, pese a quien le pese.
Por Juan Pablo Bava Bussalino

No hay comentarios.: