7 mar. 2009

“FALTÓ MUY POCO PARA SER CAMPEONES”

El seleccionado argentino de Seven se quedó en las puertas de escribir una página dorada en la historia del rugby mundial.Cayó en la final por 19 a 12 con Gales, un rival impensado, pero que a la postre festejó en Dubai, la rica capital de los Emiratos Árabes Unidos.El sábado había comenzado bien tempranito con la victoria en cuartos de final sobre Sudáfrica, con una actuación rutilante del fullback de La Tablada, el Tin” Bustos Moyano.En ese preciso cotejo, Argentina repuntó sobre el final del segundo tiempo y dio vuelta un partido que, a priori, parecía que quedaba para los “boers”, siendo que los de verde se habían puesto 12 a 0 a falta de escasos 3 minutos.Solo la decisión del “cordobés” Bustos Moyano logró torcer la historia, primero rompiendo la férrea defensa Springbook por una punta, para que el “rosarino” Martín Rodríguez Guruchaga acierte un dificilísimo penal sobre la punta izquierda- no es un detalle menor que en el Seven se patea de sobre pique-.Los DTs argentinos Duncan Forrester- ex Curupaytí- y “Tato” García Orsetti- ex Duendes de Rosario- movieron el banco y mandaron a la cancha a Gonzalo Camacho- de Buenos Aires Rugby Club-, Agustín Figuerola- CASI- para que le den una cuota de aire fresco a los muchachos que habían dejado la piel en pos de la clasificación y vaya si dio resultados. Es así como se gestó el decisivo try del nativo de Córdoba, que otra vez entró como un a tromba- esta vez por la punta derecha- y con un convencimiento tal que logró penetrar en el corazón del in-goal sudafricano, que no esperaban tal desafío y solo pudieron a atinar a ver como el habilidoso Bustos Moyano se zambullía para marcar su segundo try.Con esta jugada hizo todo mas simple para que Martín Rodríguez Guruchaga, acertara la fácil conversión abajo de los palos y poner cifras definitivas.Recordemos que Los Pumas habían llegado invictos a este partido, ganando los 3 cotejos previos de la clasificación. El primero frente a nuestros vecinos “uruguayos”, luego hicieron lo propio con Zimbawe, para en el último cotejo de esa fase, despachar al mas encumbrado de todos, Gales. Este plantel Puma de Seven está compuesto por solo un forward- el “Tucumano” Dino Cáceres, lo que a la postre hace que se tengan muchas ventajas de manejo y velocidad, pero también algunas falencias en los scrums, en fin , son decisiones arriesgadas tomadas por los conductores argentinos para ir por la mayor ambición y que , pruebas ala vista, parecen irrefutables.Este de Dubai es un Mundial de muchas sorpresas, siendo que cayeron todos los favoritos- hasta lo imbatilles All Blacks- El representativo argentino, en el mismo día del partido con Sudáfrica debió verse las caras con Kenya, un rival inesperado que se sacó de encima en forma contundente a los encumbrados “fijianos”.Evidentemente valió la pena levantarse temprano este sábado para ver a los chicos argentinos que una vez que Gales- clasificó 2do en el grupo de Los Pumas- liquidó en forma contundente a Samoa para llegar a la final.Sabiendo que de ganarle a Kenya, la final será con los de camiseta roja, Los Pumas saltaron a la cancha a mostrar sus dientes y ambición de gloria.El cotejo con los africanos comenzó bien trabado y con los morenos viniéndose como tromba, aprovechando su buen tamaño y natural velocidad, lo que hizo que los dirigidos por “Dunky” Forrester no les quede otra que defender a muerte cada pelota, hasta que cuando se iban las acciones del primer tiempo, una corajeada de Gonzalo Camacho, hizo que este gane metros, y una vez derribado, lograra pasarle la guinda a Horacio San Martín, para que el “cordobés” abriera la cuenta con un muy lindo try abajo de los palos. La conducción del team esta vez estuvo a cargo de Agustín Figuerola y la magia recayó en el fullback de Pucará, Lucas González Amorsino, un jugador que seguramente será tenido en cuenta para el representativo de 15, por sus innegables condiciones rugbísticas. Para estirar cifras apareció otra vez Martín Bustos Moyano, que con un rastrón desafió a su marcador y sobre una punta le ganó en velocidad y marcó el segundo try del partido.Argentina por primera vez en su historia, se metió en la final de un Mundial de la especialidad, por lo que mas allá del resultado del partido con Gales se puede hablar de un día histórico del rugby argentino, al poner de rodillas a un difícil rival como Kenya por un categórico 12 a 0.Para este partido Los Pumas guardaron a varios jugadores referentes – Pablo y Santiago Gómez Cora, el capitán y referente, que está lesionado- y el equipo no se resintió para nada, demostrando que es un plantel homogéneo, que tiene muy claros sus objetivos e invita a soñar con la gloria de aspirar al máximo sueño.Pese a que ningún “platense” formó parte del team sí se puede decir que unos cuantos nacidos en e4stas tierras tranquilamente podrían haber sido de la partida, como por ejemplo el talentoso medio scrum “canario”, Francisco “Panchito” Albarracín y el juvenil fullback “tilense” Joaquín Tuculet, el que pese a su edad , ya tuvo el honor y distinción de calzarse la camiseta del seleccionado mayor de Buenos Aires, lo que a futuro lo acerca mucho al seleccionado mayor, sea de 7 o de 15.Después de un par de horas de reláx para reponer energías y elegir la estrategia a usar contra los “dragones galeses” Los Pumas salieron a jugarse la vida en la final por el oro en Dubai.Pese a ser un lugar tan remoto, el numeroso público que acompañó a nuestro representativo , se hizo oír en todo momento, causando gran estruendo y colorido para darle fuerzas a los chicos que tan bien hicieron quedar a nuestro país. Una perlita fue encontrar entre ellos Guillermo “Guillote” Cópola, con su reluciente cabellera canosa y su infaltable sonrisa como diciendo presente, vaya a saber uno con qué motivación se encontraba en el país arábigo.A sabiendas de que mas allá de lo que sucediese en la final, los Pumas en lo que a Mundiales de Seven respecta, estaban escribiendo la historia, porque hasta este momento la actuación mas destacada había sido un tercer puesto en el Mundial de 2001 disputado en Mar del Plata, donde entre otros fueron convocados tipos de la talla de Felipe Contepomi y Agustín Pichot para darle mas poder de fuego a aquel equipo. Con el capitán Santiago “Bebe” Gómez Cora con molestias debido a un desgarro que le apareció en la espalda antes de comenzar el certamen, pero el bien sabía que este era su último Mundial, y tal vez , en breve se retire del combinado de Seven luego de 10 maravillosos años de prestaciones al servicio del equipo albiceleste, por lo tanto estaba más que ilusionado con entrar, aunque mas no fueren unos minutos en la final.Los Pumas estaban muy confiados en la gran defensa que habían tenido hasta ese momento, pero eran conscientes que necesitaban un poco más en ataque para superar el último escollo. Así llegó el equipo argentino al match por el oro contra Gales.Con los hermanos Gómez Cora en cancha y Martín Bustos Moyano en el banco de suplentes, algo que una vez finalizado el cotejo, resultó clave.Para “Santi” Gomez Cora fue una verdadera película de terror, siendo que de todo lo que intentó, lamentablemente, nada le salió.Siempre es mas fácil hablar de afuera y con el resultado puesto, pero era evidente que era dar demasiada ventaja salir con él entre los 7 titulares, siendo que ni siquiera estaba en condiciones de poner su velocidad internacional al servicio del equipo.Tal falencia enseguida fue capitalizada por el humilde equipo “galés”, que siempre intentó atacar por el lugar donde defendía el experimentado wing de Lomas Atlethic, hasta que consiguieron pegar el primer golpe. El equipo nacional pareció despertar y con una electrizante corrida del “rosarino” Martín Rodríguez Guruchaga, mas su posterior conversión desde un ángulo muy difícil, se puso en ventaja. Cuando se iban los primeros 10 minutos de juego, otra vez volvió a asestar un mandoble Gales y así culminó la 1ra etapa. Para la segunda no hubo cambios- algo impensado para muchos- y hubo oportunidades para ambos conjuntos. Con el cambio del capitán y Martín Bustos Moyano en cancha, Gonzalo Camacho- a pura potencia- se zambulló en tierra “galesa” y puso el scorer igualado en 12, siendo que esta vez nuestro infalible pateador no pudo acertar otra difícil conversión.Cuando las agujas del reloj estaban marcando que se iba la definición los de camiseta roja otra vez asestaron un decisivo mazazo, que a la postre, resultó letal y mas allá de algún intento de los dirigidos por Forrester fue imposible descontar, por lo tanto se bajó la persiana con un 19 a 12 para Gales, que hizo lagrimear a mas de uno, conscientes que el rival no era superior a los nuestros, pero no se discuten sus méritos, siendo que en ese preciso partidos demostraron ser superiores y capitalizar mejor las ventajas dadas. Mas allá de la lógica bronca por perder, debe resaltarse lo que ha crecido el equipo de Seven, el cuál hace un mes hasta volvió a ganar un torneo de esa especialidad, debido a que hace mucho tiempo vienen entrenándose como “profesionales”, pese a que para nuestro clubes juegan como “amateurs”.Tampoco debe pasarse por alto el sentimiento de nuestros “players” al entonar las estrofas del himno nacional y además del dato que es muy posible que el Seven se sume a los Juegos Olímpicos en breve tiempo.Demás está decir que nada debe reprochácharse al capitán argentino, porque en épocas en el que no se le daba la importancia que tiene ahora al Seven, tantas veces el fue él mismo el que tuvo que poner la carita y bancar la que venga, y como este es un deporte en el que a veces se gana y en otra s se pierde, pero siempre hay revancha, así que otra vez será...

Por Juan Pablo Bava Bussalino

2 comentarios:

CANARIO VIEJO dijo...

me vi tososa los partidos.
la verdad que nunca me habia enganchado con el seven como esta vez y me quede re caliente,ja,ja
muy buena la nota y te agrego un nombre: ALVARO HERRERA, ese pibe es un pedo liquido y ademas la rompe!

Anónimo dijo...

BIEN POR LOS PIBES DEL SEVEN LOCO!! AHY Q DARLE MAS PELOTA A LOS TORNEOS DE SEVEN Y A LOS JUGADORES!!