16 sep. 2009

“NICOLÁS PUETA, EL VIERNES 18 DE SEPTIEMBRE Y A LAS 19 HORAS, ESTARÁ DANDO UNA CHARLA ABIERTA PARA TODO PÚBLICO EN EL CLUB SAN LUIS”


Nicolás Pueta, un rugbier distinto desde lo físico pero con el espíritu ovalado como el que más, se hace un tiempo y se viene a la ciudad de las diagonales a charlar con “gente de rugby” al club San Luis. Siempre es bueno que aquel que tiene algo para decir sea oído como se merece y este es el caso de Nicolás Pueta, un forward que con mucho coraje defiende la camiseta de San Andrés y este viernes a las 19 horas estará disertando en el quincho del Club San Luis, por lo que se espera que la convocatoria de público sea la que realmente se merece este ejemplo del deporte. El texto que precede a estas humildes líneas introductorias corresponde al periodista y amigo Joaquín Galán, el que conoce mas que bien al invitado y puede contar mejor su historia: “Nicolás Pueta, tiene 27 años y es un jugador de rugby como todos. Con pasión, garra y entrega, se brinda por su equipo dentro de la cancha. Fuera de ella aprende, ayuda y empuja para mejorar a San Andrés, su club de toda la vida. Lo único que lo diferencia del resto de sus compañeros es que para llegar a jugar al rugby, Nicolás tuvo que recorrer un camino distinto, con muchas dificultades y barreras, que gracias a su entereza y determinación, pudo superar con éxito. Nicolás nació con una malformación congénita en su pierna izquierda, que es más corta que su pierna derecha. Sus andar por la cancha es a los saltos, con mucha voluntad y entrega. Pese a esto, él no se siente diferente, sino como un jugador más. Tras varias operaciones e insistir a sus padres y entrenadores, Nicolás cumplió el sueño de jugar al rugby. Actualmente integra el Plantel Superior de San Andrés que está jugando la Reubicación del Grupo I, donde alterna en los equipos de Intermedia y Preintermedia, llegando a compartir equipo con sus hermanos Agustín e Ignacio. En 2007, mientras se encontraba trabajando para la International Rugby Board en el Mundial de Francia, fue reconocido con el prestigioso premio “IRB Spirit of Rugby Award”. En nuestro país también fue reconocido por la Unión de Rugby de Buenos Aires, que el entregó un Cap Honorífico en 2008. A comienzos de este año, Nicolás fue invitado por un grupo de neocelandeses para contar su historia de vida y cómo es su pasión por el rugby. Allí relató, cómo el amor por éste deporte, fue el motor principal para superar las adversidades que le impedían entrar a una cancha. Su entereza para superar los malos momentos y su valentía, no sólo fueron útiles para cumplir el sueño de jugar al rugby, sino que le sirvieron para poder trascender en otras esferas de la vida. A partir de allí, Nicolás comenzó a dar charlas de manera regular en distintos ámbitos: colegios, empresas, clubes de rugby y en ámbitos donde los asistentes buscan motivación y ejemplos a seguir para superar las adversidades”.

Por Juan Pablo Bava Bussalino.

1 comentario:

Anónimo dijo...

MUY BUENA LA NOTA...
por favor que vuelva el siguiente

http://elportaldedropandroll.blogspot.com/2008/10/el-verdadero-mister-rugby-de-la-ciudad.html