25 oct. 2008

“LA FIESTA QUE NO FUE”

Una vez trazada la ruta hacia Monte Grande, siguiendo al “tricolor” en su frenética búsqueda de la ansiada permanencia en la categoría, solo quedaba definir, de la manera como llegaríamos con mi co-equiper Julián a dicho lugar. Cuando me avisó, que su hermano Javier era de la partida, solo hubo que preocuparse en recabar datos de cómo estaría planteado tan decisivo juego por parte de los visitantes, que sabían de antemano, que ganando o empatando, pasaban.En el trayecto a Monte Grande, divisamos al micro con la “barra tricolor” que había superado holgadamente el número de tripulantes y se encontraba varado al costado de la ruta, con un neumático pinchado.Cuando todavía no sabíamos el motivo que los retenía, ventanilla mediante consultamos y un seguidor, escuetamente respondió: “Albatros”.Dejado atrás el carromato que trasladaba a los seguidores “tricolores”, fue que empezamos a divisar la hermosa zona por la que transitábamos, esa repleta de “countryes”, con hermosas “chozas” por doquier. Algunos “players” con los que tuvimos contacto, días antes de tan decisivo encuentro, nos hicieron saber de las ganas de César Ortega de decir presente; alguno nos comentó que el “rasta”Franco Scoltore también quería entrar, aunque mas no fuere un ratito y el wing Nicolás Rubini, era otro que salía de “boxes”, pero realmente, lo que nos tomó completamente desprevenidos fue el motivo de la ausencia de “Seba” Valdovinos, el aguerrido ala, que venía jugando con gran suceso de octavo. Los arribados del club de Hernández, en autos particulares, se hicieron sentir cuando los capitaneados por el pilar Zapata saltaron al verde césped, dispuestos a dejar todo en pos de la victoria.Incluso, pudimos escuchar una arenga, que nos quedó grabada y rezaba así: “Esta tarde se termina la pesadilla”.Los primeros 40 minutos, tuvieron a los dirigidos por Matías Albina, como claros dominadores del juego, aunque sin mucha profundidad para rematar tal superioridad.El dueño de casa, solo se limitó a cuidar su in-goal y a rezar porque el par de penales que ejecutó el apertura Hernán “Tuto” Santín, salieran desviados, cosa que finalmente sucedió. Cuando promediaba la primer etapa, arribó el grueso de la barra de Albatros, comandados por “Molfi”, que lucía orgulloso una tremenda peluca, con rulos naranjas, y vaya si se hicieron sentir!En el entretiempo, pudimos dar fe de la increíble cantidad de gente arribada desde La Plata.Sincera y gratamente, quedé sorprendido por tamaña demostración de afecto a la divisa de los tres colores. En la segunda mitad, se invirtieron los roles, pero con la gran diferencia que, el dueño de casa, no perdonó cuando se le presentó la oportunidad y clavó un esquinado try de maul, que, a la postre, fue la única anotación de la tarde. Luego de este golpe, otra vez se les presentó otra buena situación, pero los visitantes lograron zafar.Cuando vieron que las cosas se complicaban cada vez más, empezaron a arriesgar un poco más y los wines, trataron de correr con la guinda, cada vez que pudieron, pese a que, en ningún momento lograron quebrar la línea de ventaja.La devastadora arma que poseen en el centro de la cancha -donde Sebastián Marín y Damián Amed, a mi criterio, forman la mejor pareja de centros de la categoría - fue neutralizada por completo.Se nota que el DT local, sabía bien de las virtudes del rival y tomó debida nota.Así fue como fueron pasando las agujas del reloj, con mas “corajeadas” que juego coordinado, hasta que quedó la última pelota, esa en la que muchos- desde afuera - reclamaban que la abran toda, para la aparición con cancha abierta y mucho espacio libre del wing Santiago Lambre.Finalmente, decidieron intentar meterse de prepo y volvieron a apostar al juego cerrado y al ya no salir esa jugada, fue el epílogo y el momento en que las caras de los arribados de “la ciudad de las diagonales” empezaron a transformarse en lúgubres y doy fe, que varios, comenzaron a llorar desconsoladamente.Fue conmovedor ver a la hinchada cantando, que en las malas era cuando mas prometían estar y también, escuchar a varios veteranos, con varias de estas batallas sobre el lomo, que solo decían: “Otra vez a empezar de nuevo, como tantas otras veces”.Con mis compañeros, coincidimos que no era momento de realizar notas, debido a que de ninguna manera queríamos importunar a nadie en ese fatídico momento y como cantaban sus hinchas, prometemos volver, apenas aparezca la ocasión, jueguen en la división que jueguen.Camino al auto, nos cruzamos con un desconsolado Juan Barba, que agradeció infinitamente que hayamos estado presente, pero tal vez lo que el no sabía, es que los agradecidos somos nosotros, que nos hayan dejado participar tanto en las buenas como así también en las malas.

Por Juan Pablo Bava Bussalino

9 comentarios:

Anónimo dijo...

en las malas mucho mas!!
fuerza tricolor!!!

Anónimo dijo...

Agradezco el apoyo incondicional de la gente de albatros y a los medios que en estos momentos dificiles saben entender que dimos todo por la camiseta .hoy el dolor es muy grande pero esto continua , lo que no nos mata nos fortalece y estamos dispuestos a dar batalla el proximo año y recuperar el lugar que hemos perdido , con mucho sacrificio responsabilidad y humildad . sin mas saludo atentamente ..... seba marin

Anónimo dijo...

GRACIAS A TODOS POR EL AGUANTE
NICO.

Anónimo dijo...

fuerza muchachos, redoblemos el compromiso y las ganas y levantemos el muerto todos juntos, aguante el trico carajo

Anónimo dijo...

que se queden todos!
que nos evaya, ni uno solo!
todos pongamos el pecho que volvemos el año que viene y no nos para nadie
vamos albatrenses!

Anónimo dijo...

GRACIAS A LOS CHICOS Q HACEN DROP N' ROLL X EL AGUANTE.....


SIGAN JUNTO A ALBATROS, Q LAS BUENAS YA VAN A VENIR.

Anónimo dijo...

http://elportaldedropandroll.blogspot.com/2008/10/el-verdadero-mister-rugby-de-la-ciudad.html

Francisco dijo...

Albatros tuvo un importante proceso de recambio este año y demasiadas lesiones, lamentablemente.
Dice el dicho que "no hay 'mal' que por bien no venga" y muy pronto el TRICOLOR de Hernandez volverá de donde nunca tuvo que bajar.
Arriba muchachos, dieron todo; levanten la cabeza que el club, su club, la institución más nueva pero no la más chica del rugby de la ciudad LOS NECESITA.
Quedense tranquilos y seguros que vienen los mejores tiempos...
Un fuerte abrazo (a la distancia), Francisco Postiglioni

Anónimo dijo...

Zarpada peluca bolita !!!!!!!!