7 jun. 2009

EL TRICOLOR SIGUE RUGIENDO



El sábado platense marcaba que sólo la gente de Albatros jugaba de local y por los puntos, siendo que los otros 4 conjuntos de la ciudad de las diagonales por estos tiempos y por espacio de un mes están disputando la Copa Ciudad de Buenos Aires, así que el que quería ver un partido ugado con toda enjundia y vigor, no podía dejar de acercarse a Hernández, donde los dirigidos por Matías Albina, Damián Abbatángelo y Oscar Machado recibían al siempre duro equipo de Arsenal y Náutico de Zárate. Pese a que las inclemencias del tiempo no acompañaron en absoluto, siendo que un intenso frío desde hora temprana ya presagiaba que más tarde iba a ser más duro, lo que pasó adentro fue más que caliente. Antes de entrar en el detalle del triunfo del dueño de casa por 20 a 16 hay que contar que otra vez vimos jugar muy bien a la Intermedia, división de la cual se está nutriendo asiduamente la Primera ante las lesiones, suspensiones y sobre todo la crucial decisión de formar una M22 de mucha categoría, que se llevó entre sus players a chicos que ya venían con buen roce arriba como Santiago Feldmuan- FOTO-, Manuel Díaz, Damián Amed y Ezequiel Alarcón entre otros- incluso estos dos últimos fueron recambio del XV titular en este preciso partido-. En dicho cotejo, pudo verse al ex segunda/tercera línea Nicolás Lanfranco formando de inside, lo que fue toda una revelación. En el partido jugado por la Primera, no pudo ser de la partida el pilar izquierdo Ariel Molfino, siendo que el mismo llegó a las 3 amarillas y por lo tanto le aplicaron una fecha de sspensión, calzandose esta vez la n 1 su amigo Emilio “Chapa” Chapasián. También pudieron verse “de civil” al segunda línea Franco Scoltore y al wing Santiago Lambre, el que incluso hizo de juez de línea. El cotejo largó con el “tricolor” avasallando al visitante y así pudo verse apoyar un try al hooker Nicolás Fórmigo, puntos que enseguida el apertura a Hernán “Tuto” Santín estiró a dos puntos mas al acertar la conversión. El mismo, también pudo facturar cuando tuvo oportunidad de sentenciar con penales. En una palabra, con muy buen juego parecía que Albatros se iba a sacar de manera terminante a su rival, pero ahí fue donde cambió el partido, porque los visitantes comenzaron a golpear en situaciones de contacto, en otras a destiempo y en mas de una sin la pelota en juego, obviamente todo ello ante la permisividad del árbitro Oscar Pardini-FOTO-, que parecía no ver las jugadas a que hacemos referencia. En su descargo, puede decirse que al no haber jueces de línea imparciales, el hombre pareció no tenerlos en cuenta . Primero fue Nicolás Rubini al que lo cotaron de un tremenda trompada en una ceja, luego Sebastián Marín fue el nuevo jugador “tricolor” que vio como le cerraban un ojo y así podría estar relatando muchas de las malas conductas, de las que lamentablemente se fue llenando el encuentro. Demás está decir que el local, paró de jugar como lo venía haciendo y empezó a responder a las agresiones y lo que pudo ser un gran partido, comenzó a ser por demás de friccionado y muchas veces, hasta mal intencionado, pero bueno, esas cosas pasan bastante seguido en Grupo III parece y hasta en cierto momento fue un calco del partido que jugaron hace un par de meses en esta misma cancha contra Tigre. Con el partido ya bien empiojado empezaron a sacar provecho los arribados de Zárate, que mediante una avivada de su medio-scrum- FOTO- lograron entrar al in-goal “albatrense”. El apertura “zaratense” la entró a embocar también y el match estaba más parejo que nunca. Ahí fue donde apareció Lautaro “Tato” Barrales para tirarles el carro a los de Zárate y mostrar el camino a sus compañeros cuando metió el 2do try para su equipo. Cuando ya se iban los primeros 40 minutos los visitantes lograron meter otro try y otra vez el scorer estaba mas parejo que nunca, así que en el segundo tiempo- a esta altura con un frío tremendo- los locales fue como que decidieron asegurarse los 4 puntos que les otorgaba la victoria y no arriesgar en ir a buscar los puntos bonus, por lo que mas allá de las escaramuzas, que en algún momento parecieron incontrolables y donde volaron amarillas para ambos bandos, sobre el final llegaron las rojas, también una por bando. En dicha acción la vehemencia para golpear arteramente a un rival caído les costó a ambos- al local le partieron un diente y al visitante pudo vérselo retirarse con la mano vendada y con una mas que probable fractura en la misma-. Con un penal más de “Tuto” Santín- FOTO- se fue el partido, donde el dueño de casa despachó a un rival directo en su búsqueda de acceder a l grupo de privilegio, que le permita ir por el ansiado ascenso. Todos los puntos que restan deberán ser obtenidos por Albatros, porque en la última fecha quedará libre y deberá estar calculadora en mano para saber si este último esfuerzo, en el que encadenó un par de victorias, finalmente le alcanzará para conseguir su meta. En cuanto al juego solo resta decir que fue por demás de combativo en la lucha de forwards y mucho de ello pudo verse en las caras de los mismos a la finalización del match, aunque , convengamos que si uno miraba las de los backs, los mismos tampoco podían ocultar las huellas por los golpes propinados entre ambos bandos. El abrazo en la finalización del match fue muy efusivo y mas que elocuente la unión del grupo para ir por su objetivo. En el centro del campo aprovechamos y lo entrevistamos a “Tato” Barrales, que esa tarde había jugado un partidazo- try incluido- e incluso, no había reaccionado cuando el buen jugador- pero demasiado artero y provocador- medio scrum rival le había propinado un cachetazo con el único fin de hacerlo reaccionar a este para sacar alguna ventaja. Junto a Facundo nos quedamos un rato mas en el quincho menor del club, donde gentilmente el amigo Juan Barba pensó en verde y también sumamos a la charla a Ariel Molfino, para terminar de ver – T.V. mediante- como el Perpignán del “flaco” Rimas Álvarez Kareleis se consagraba campeón del torneo francés, frustrando por décima vez las aspiraciones del Clermont- Scelzo y Ledesma entre otros- . Posteriormente y ya en compañía de Javier- otro de los chicos que hacemos DROP AND ROLL- pasamos al tercer tiempo, donde no había mucha gente pero si pudo verse como lo “bautizaban” al chico de Laprida apellidado Cascallares. También al mismo lugar se acercó el Dr. “Tate” Lambre para terminar de hacerle las correspondientes curaciones a Nicolás Rubini en su ceja maltrecha, momento en el que apareció la señora Arrúa de Lambre y retrató dicho momento.-FOTO- Demás está decir que antes de irnos conseguimos la revista All Batros que hace su hijo Jorge y que ella siempre está atenta para repartir. Luego de ser atendidos como siempre de forma excelente y de sostener una buena charla de rugby con los muchachos, fue hora de emprender el regreso al centro de la ciudad de las diagonales en compañía de “Seba” Valdovinos, “Pitino” Zapata y su sra, los que gentilmente acercaron al que escribe estas líneas.

1 comentario:

jose trico dijo...

vamos trico todavía que volvemos